Las terapias orientales contribuyen a la salud y el bienestar de los pacientes

[ANUNCIOS] Anuncio

Las terapias orientales son un conjunto de teorías y prácticas en beneficio de la salud humana..

El ser humano es un ser complejo. Mantener el equilibrio se basa en un estilo de vida saludable, tanto físico como psicológico, pero también depende de muchos otros factores. Como nos enseñaron las filosofías orientales hace milenios, todo en el universo está interconectado. La Medicina Tradicional China (MTC) y otras prácticas orientales, por ejemplo, son una forma de entender el universo y sus interrelaciones, y pueden ser una poderosa herramienta para conocernos mejor, además de, quién sabe, ayudar a conseguirlo. armonía a la que aspira el ser humano.

Las terapias orientales son un conjunto de teorías y prácticas en beneficio de la salud humana. Su relativa complejidad se debe principalmente a su base filosófica y simbólica. Ven el cuerpo, el corazón y la mente como un todo, considerando los fenómenos no de forma aislada, sino en términos de las relaciones entre ellos. Por tanto, la salud de un órgano o de una persona depende de múltiples factores, todos ellos interconectados.

Puede que hayas oído hablar de la acupuntura y el yoga, pero ¿sabes lo que realmente significan estas terapias orientales? Aprenda un poco sobre ellos y otros a continuación.

1. Acupuntura

La acupuntura es una terapia milenaria que se practica desde hace más de 5.000 años. Se basa en dos principios fundamentales de la Medicina Tradicional China. El primero es Yin y Yang, que simbolizan las dos partes opuestas que existen en todo. Por ejemplo, la mujer es Yin y el hombre es Yang, el agua es Yin y el fuego es Yang. Se oponen, se complementan; Uno no puede existir sin el otro. 

El segundo principio es el de los cinco elementos. El universo está formado por el movimiento y transformación de cinco elementos, a saber: madera, fuego, tierra, metal y agua. Esta teoría se utiliza para explicar la fisiología y la patología, así como las relaciones entre el organismo y el entorno que lo rodea.

Los chinos consideraban la acupuntura (del latín acusando, “aguja”, y pungere, “picar”) un método capaz de estimular las defensas y el equilibrio del organismo. Se basa en la teoría de que el cuerpo transporta un flujo constante de fuerza vital electromagnética a través de una red de "meridianos". Se insertan agujas en puntos específicos de los meridianos para estimular o dispersar el flujo a fin de corregir un desequilibrio. 

La acupuntura fue reconocida oficialmente en 1978 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una práctica médica efectiva y aceptada.

terapia de acupuntura manual

2. Shiatsu

Shiatsu es un tratamiento terapéutico procedente de Japón. Utiliza el método de presión con los dedos (shiatsu = presión con los dedos), con pulgares, dedos, palmas, codos, rodillas, pies y dedos de los pies como instrumentos para una especie de masaje, sin el uso de otros instrumentos mecánicos o médicos. El masaje equilibra el flujo de energía en los meridianos, del que ya hemos hablado anteriormente, de forma que tras un número suficiente de sesiones, la energía se equilibra. 

El tratamiento se desarrolló integrando terapias manuales japonesas tradicionales con el conocimiento médico occidental moderno. Es una terapia no invasiva que puede ayudar a reducir el estrés y contribuir a la salud y el bienestar general. Se cree que esto tiene efectos preventivos y correctivos. Se puede utilizar para tratar una amplia gama de afecciones internas, musculoesqueléticas y emocionales.

Es ideal para tratar, por ejemplo, dolores de cabeza, síndrome premenstrual, trastornos digestivos, fatiga, insomnio, fibromialgia, estrés, ansiedad y dolor, incluido el dolor en la zona lumbar, el cuello y las articulaciones. El efecto puede ser estimulante y tonificante o calmante, dependiendo del propósito de la sesión.

Para saber más, te recomendamos leer a continuación:

  • Shiatsu: conozca la terapia de masaje japonesa que equilibra cuerpo y mente
Mujer haciendo masajes en un salón de belleza.

3. Yoga

La palabra yoga significa la unión de cuerpo y mente. Desde un punto de vista físico, la práctica del yoga desarrolla la flexibilidad y la conciencia corporal, aumenta la fuerza y el equilibrio, y puede ayudar con algunos problemas musculoesqueléticos. El yoga mejora la alineación postural y aumenta la movilidad.

Además de los beneficios físicos, el yoga juega un papel importante en el sistema nervioso. Permite acceder al sistema nervioso parasimpático, ayudando, entre otras cosas, a controlar mejor el estrés, tener la mente más relajada y afrontar la vida con más serenidad. Además, también ayuda a tomar conciencia de la respiración, a profundizarla ya respirar mejor, a través de diferentes técnicas de respiración.

Se recomienda gozar de buena salud y tener cierto nivel de forma física para disfrutar de los beneficios de los yogas más dinámicos; de lo contrario, se vuelve difícil mantenerse al día, lo que crea el riesgo de lesiones. Para aquellos con problemas de espalda, es mejor considerar el yoga menos dinámico, donde se necesita tiempo para aprender correctamente las posturas, como Iyengar y Hatha. Hay muchos estilos diferentes de yoga, y cada uno enfatiza un aspecto específico de la práctica. 

La práctica del yoga nos enseña a manejar nuestra mente para que se establezca en nosotros la calma, la estabilidad y la paz interior.

Grupo de personas mayores yoga con instructor en pose de árbol en esteras en estudio practicando

4. Reiki

Reiki es una terapia holística de origen japonés. Consiste en equilibrar las energías de una persona y despertar un proceso de sanación para que pueda encontrar una paz duradera y profunda, tanto a nivel del cuerpo como a nivel de la mente. 

Esta relajación meditativa ocurre al tocar puntos específicos en el flujo de energía del cuerpo. El practicante coloca sus manos en diferentes partes del cuerpo del paciente y permite que se produzca la transmisión de energía. En este proceso, el practicante actúa como un canal de energía universal, transmitiéndola al paciente para restaurar su fuerza vital, sin involucrar su energía personal. Esta energía se dirige a las zonas del cuerpo que más lo necesitan.

Foto de cara de mujer en sesión de reiki.

Reiki entiende que los bajos niveles de energía en el cuerpo conducen a un estado general de vulnerabilidad. Y cuando la energía fluye uniforme y armoniosamente, la persona se siente más conectada y más consciente del momento presente. Este es el secreto del buen equilibrio en todos los niveles del ser: espiritual, psicológica y físicamente.

La práctica también es filosófica, inspirada en el budismo, el sintoísmo y las técnicas de meditación, en una dimensión holística, es decir, global. El objetivo es encontrar la paz dentro de ti mismo.

Comparte este artículo: