Protagonista que pierde sus poderes – ¿Cuál es el origen de este cliché?

[ANUNCIOS] Anuncio

¿Has notado que en muchos animes el personaje principal termina perdiendo sus poderes? ¿Sabías que este fenómeno puede tener un origen cultural? Eso mismo. En varios shonens, series de anime y manga dirigidas a adolescentes varones, podemos ver cómo este cliché se hace realidad.

¡Alerta de spoiler!

En "Bleach", en cierto punto de la serie, el protagonista Kurosaki Ichigo incluso pierde sus poderes de Shinigami, mientras que en "Hunter x Hunter", el personaje principal Gon pierde sus habilidades de "Nen" después de librar una ardua batalla contra Neferpitou. En varios otros animes y manga se puede ver este patrón, como es el caso de Naruto, en el que el protagonista de la serie pierde a Kurama (el zorro de nueve colas).

Después de todo, ¿por qué se repite tanto este patrón en estas historias?

En este artículo, intentaremos comprender más sobre este fenómeno común en la cultura pop. Recordemos también momentos notables en el anime cuando el personaje principal fue despojado de sus poderes y se convirtió en un ser humano normal.

Protagonista que pierde sus poderes: ¿cuál es el origen de este cliché?

Anime en el que el protagonista pierde sus poderes

  • Bleach – Kurosaki Ichigo (pierde sus poderes espirituales justo antes del comienzo del arco de Fullbringers).
  • Hunter x Hunter – Gon Freecs (pierde el Nen tras la saga Chimera Ants).
  • Yu Yu Hakusho - Kuwabara (Pierde su poder espiritual después del arco de Sensui).

Si recuerdas otros animes en los que ocurrió este cliché, escribe en los comentarios.

Origen cultural de este cliché - posibles influencias históricas

El origen de este cliché no se conoce con certeza. Sin embargo, es posible sugerir algunas hipótesis para su surgimiento, como el predominio de la dicotomía entre lo divino y lo humano en historia y en la cultura japonesa, como veremos a continuación.

En el pasado se creía que el Emperador Showa (昭和天皇 – しょうわてんのう, showa tennou), por ejemplo, poseía poderes espirituales (por ser descendiente directo de la Diosa Amaterasu). Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, el entonces Emperador (que se llamaba Hirohito) tuvo que hablar vía radio para que la población llegara a verlo como un humano común y corriente, que en ese momento se vería privado de sus poderes espirituales y necesitado transmitir un mensaje de alto el fuego para toda la población. En la posguerra, los aspectos humanos de Hirohito se intensificaron aún más a medida que sus intereses más íntimos, como su fascinación por la biología marina y los estudios científicos en laboratorios, fueron publicitados en los medios.

Otra posible influencia para el surgimiento de este elemento recurrente de las historias de ficción estaría en la mitología japonesa. Diversas entidades mitológicas y folclóricas, como el yokais y los kami tienen características humanas que refuerzan la dicotomía sobrenatural x humano. O Kappa, famosa criatura legendaria que habita en los ríos, pierde sus poderes cuando se le derrama agua encima de la cabeza.

Protagonista que pierde sus poderes: ¿cuál es el origen de este cliché?

Asimismo, los propios samuráis japoneses, que tenían un aura mística que los envolvía, fueron perdiendo poco a poco el estatus de leyenda que tenían y comenzaron a integrarse a la sociedad civil como “gente corriente”, especialmente tras la prohibición de las espadas durante la Era Meiji.

Todas estas referencias históricas nos llevan a pensar que los mangaka suelen utilizar características y momentos destacados de leyendas, cuentos y guerras para reinterpretar y reutilizar el mito del “poderoso que se vuelve mediocre” o del “sobrenatural que se vuelve humano” en sus historias. Este rasgo cultural es tan llamativo que podemos observar cuando personajes que alguna vez fueron muy fuertes pasan a formar parte del grupo de personajes comunes. En Naruto y Dragon Ball, los personajes considerados poderosos al comienzo de la trama son relegados al papel de humanos comunes al final de ambas series.

En el mito de la creación del archipiélago japonés, Izanagi lanza tres duraznos hacia las brujas, en consecuencia tal acto hace que pierdan sus poderes por completo.

Otras innumerables historias y cuentos japoneses tienen este detalle como una característica importante de sus tramas. El psiquiatra suizo Carl Jung llamó a estos patrones repetitivos “arquetipos” y creía que estaban motivados por experiencias de las civilizaciones más diversas a lo largo de la historia humana. Estas experiencias están moldeadas por arquetipos incrustados en el inconsciente colectivo.

¿Y ahí? ¿Te gustó el artículo? Así que dale me gusta, comenta y comparte en las redes sociales.

Comparte este artículo: