Sakurajima: descubre el volcán activo de Japón

Existen varias actividades turísticas que se pueden realizar alrededor de diferentes localizaciones, algunas de origen artificial, como en grandes edificaciones, y otras de ascendencia natural, como islas, archipiélagos e incluso volcanes, como el Sakurajima.

Japón trabaja su turismo precisamente en esta unión entre estos dos campos diferenciados, destacando su belleza natural, pero también mostrando su capacidad tecnológica, apostando por ciudades modelo y construcciones futuristas.

Este mismo tipo de movimiento se replica en los más diferentes países del mundo, con el fin de resaltar las diferentes riquezas de las más diversas regiones, ya sean activos de infraestructura natural o construidos con mano de obra humana.

Una relación que mueve incluso el mercado empresarial, como empresa de licencias ambientales, que actúa con la regulación de los servicios relacionados con la apertura de una empresa, en función de su adecuación al entorno en el que se encuentra.

Anuncio

Sin que se produzca ningún daño ambiental, que incluso pueda poner en riesgo la vida de los presentes, así como la imagen de esta empresa, teniendo en cuenta la situación cada vez más consciente en la que se encuentra actualmente la ciudadanía.

Esta relación entre lo natural y lo artificial es el foco principal del sector turístico que, al asociar estos dos escenarios, permite a un país dar a conocer mejor sus servicios turísticos, con el fin de llegar al mayor número posible de turistas de otros países.

Algo común incluso en la escena brasileña, que tiene monumentos naturales, como Corcovado, las dunas en las láminas de Maranhão, pero también estructuras artificiales, como el Cristo Redentor en Río de Janeiro y las grandes metrópolis de São Paulo.

Donde los más variados edificios y oficinas, como un oficina del dentista u oficina de empresas que prestan servicios de diseño y mejora de procesos. Conjunto de estancias que forman grandes estructuras de edificación, convirtiéndolas en puntos turísticos.

Anuncio

Toda esta introducción sirve sólo para ejemplificar cómo es posible que un país apueste por diferentes enfoques durante el proceso de comercialización de sus servicios turísticos, como lo hace Japón.

Un lugar enfocado no solo a dar a conocer sus logros modernos, sino también su riqueza natural, destacando sus volcanes.

118 volcanes de Japón

La relación entre Japón y sus volcanes

En términos de riqueza natural, Japón tiene algo de gran protagonismo que son sus inmensos archipiélagos, un conjunto de montañas de los más variados tamaños, con diferentes alturas y extensiones de terreno.

Lo más destacado resulta ser el monte Fuji, la montaña más alta que se encuentra en la isla de Honshu y también en el archipiélago general de Japón, conocido por su altura, el monte Fuji ha sido retratado en películas y piezas publicitarias dirigidas al país.

Lo que algunos no saben es que el Monte Fuji También es un volcán activo, sin embargo, tiene un bajo riesgo de erupción, según lo observado por los profesionales que realizan el servicio de informe de peligro, con un enfoque en el medio ambiente de origen natural.

Anuncio

También hay otros volcanes conocido, como el Monte Aso, conocido como uno de los volcanes más activos del país, resultando en muchos casos en la necesidad de retirar residentes y turistas de la región, por los riesgos que trae esta erupción.

Pero para quienes buscan descubrir puntos menos conocidos en la cultura turística de un país, una recomendación es visitar la isla de Sakurajima, que cuenta con un volcán de baja actividad, lo que permite a los turistas acercarse a este lugar de peligrosa belleza.

Y para explicar más sobre las características de este lugar, primero es importante hablar de sus orígenes, incluido el hecho de que este lugar no es en realidad una isla, a pesar de haberlo sido en el pasado.

Las características de Sakurajima

Sakurajima es un término en japonés que se refiere a un tipo específico de flor dominante en la región, y este lugar se conoce popularmente como la "Isla de los Cerezos". 

Ubicada en la prefectura de Kagoshima en Kyushu, siendo una de las principales islas de Japón, que se encuentra en la región extrema suroeste del país, esta región es famosa por sus playas, aguas termales y, por supuesto, sus maravillosos volcanes.

Entre estos volcanes mencionados, se destaca Sakurajima, un lugar que se destaca por su constante actividad, pero también como un lugar turístico, por recibir a los más diversos turistas, no solo del exterior, sino también de los residentes de Japón.

Después de todo, es común que alguien que vive en la zona más avanzada del país, en términos de tecnología en este caso, como los centros urbanos, busque nuevos aires durante su período de vacaciones, aún en una pospandémica. período.

Anuncio

Los particulares llevan mucho tiempo aislados y han empezado a salir a la calle, adaptándose el mercado turístico a la nueva realidad de máscaras de tela y quirúrgico, con foco en paquetes de viajes a realizar dentro del país.

Y dentro de esta relación, la región de Sakurajima se convierte en un destino popular para el regreso de los viajes turísticos, siendo un lugar reconocido por su belleza natural, que se diferencia de muchas de las montañas del país, por el entorno rústico del lugar.

Esto es resultado de su constante erupción, siendo un volcán que aún hoy continúa con un ritmo constante de erupciones, y siempre se encuentran rastros de humo cerca de esta región, lo que incluso ayuda a fortalecer su potencial turístico.

A pesar de estas actividades constantes, Sakurajima también es conocida por sus operaciones de bajo nivel, lo que significa que presenta poco riesgo para los turistas y residentes de Kagoshima, la ciudad más cercana al volcán, a unos 4 km de distancia.

Anuncio

Esta seguridad debe ser definida por los profesionales ambientales que laboran en la región, quienes además de un evaluación ambiental preliminar a realizar para asegurar la ausencia de riesgos al implementar un proyecto en una región ambiental, defina este nivel de protección.

También porque estos servicios terminan por estar también relacionados con un tema comercial, dada la posibilidad de que Japón se centre en las actividades turísticas en el lugar, sin que se produzcan dificultades para los visitantes de esta región.

Sin embargo, esta tregua en Sakurajima, con erupciones controladas, no siempre fue una realidad en la isla, que de hecho dejó de ser una isla precisamente por una gran actividad que tuvo lugar en el siglo pasado.

Sakurajima - Sakurajima: Descubre el volcán activo de Japón
Anuncio

La gran erupción de 1914

Un gran flujo de lava en 1914 provocó un cambio completo en la geografía local, lo que provocó que el sitio antes conocido como Cherry Island se convirtiera en una península a través de un enlace terrestre entre la antigua isla y el continente.

Desde entonces, Sakurajima nunca ha sufrido ninguna erupción a este nivel de volumen, capaz de poner en peligro la vida de todos los que la rodean, incluidos los residentes del continente, que ahora dependen de esta conexión terrestre como resultado de las actividades de 1914.

Para protegerse en este sentido, es necesario monitorear constantemente no solo Sakurajima, sino también todos los volcanes presentes en el país, con el fin de garantizar la seguridad, como se debe hacer en un caldera industrial.

Algo de gran importancia para una región rodeada de montañas, con volcanes activos e inactivos, entre los más populares algunos como:

Anuncio
  • Monte Fuji;
  • Monte Ontake (el segundo volcán más alto del país)
  • Monte Aso;
  • Monte Daisen (volcán dormido).

Los lugares de gran riqueza natural, resultado de sus erupciones actuales o pasadas, donde se exhiben los logros que una variación extrema de temperatura puede resultar en la formación de nuevas franjas de tierra.

A primera vista, es algo que debe ser observado por un transmisor de temperatura dentro de una fábrica, con el calor de las calderas permitiendo la manipulación de diversos materiales de base metálica. Con los volcanes, esta relación mineral se magnifica a un nivel gigantesco de amplitud.

Y habiendo vivido con esta situación durante años, las autoridades de Japón comenzaron a adaptarse a la realidad natural de su país, mediante la creación de protocolos de seguridad, que se ocupan de brindar información sobre cómo actuar ante posibles accidentes naturales.

Como ocurre con las erupciones volcánicas, se requiere un gran servicio. capacitación en seguridad laboral para los profesionales que trabajarán en esta región, incluidos los del sector turístico.

Después de todo, cuando se trata de un grupo de visitantes, en caso de un problema como una erupción o un terremoto, estos profesionales deben orientar al resto del grupo sobre cómo protegerse y dónde buscar refugio durante tales eventos. .

Por lo tanto, es precisamente por este monitoreo frecuente, junto con la adopción de técnicas de seguridad, que es posible que Japón explore el valor turístico de estas regiones, incluso un volcán con actividad frecuente como Sakurajima.

---