Las visitas de los Presidentes de Brasil a Japón

Cuando se trata de diplomacia, Brasil y Japón han mantenido buenas relaciones entre sí desde principios de la década de 1950, cuando se reanudó el diálogo entre las dos naciones. Actualmente, los dos países tienen un intercambio económico y cultural muy positivo y ambos son miembros del G20.

También vale la pena señalar que Brasil y Japón firmaron un tratado de amistad en 1895, pero a raíz de los hechos provocados por la II Guerra Mundial, la buena relación entre ambos países se fue enfriando, hasta que volvió a mejorar a partir de 1951.

Así, desde el gobierno del General Geisel (finales de los años 70), muchos jefes de Estado brasileños han estado en territorio japonés, ya sea para cumplir una agenda o discutir acuerdos.

En este artículo conoceremos a los representantes de Tupiniquin que visitaron Japón y cómo se desarrollaron sus respectivas estadías.

Anexo: Este artículo no pretende expresar apoyo a ningún político. Aquí, solo busco informar y divulgar sobre los elementos que involucran la rica historia diplomática entre Brasil y Japón.

Visita de Ernesto Geisel (1976)

Ernesto Geisel fue uno de los últimos presidentes del régimen militar, comandando el país entre 1974 y 1979. En el año de su visita a Japón (1976), el trono de crisantemo (como el trono del emperador) fue ocupado por el emperador Showa (昭和天皇) Hirohito, quien dejó el cargo en 1989 después de su muerte.

- las visitas de los presidentes de brasil a japón
Emperador Hirohito (lado izquierdo) y Geisel (lado derecho)

En el sitio web de la Fundação Getúlio Vargas es posible consultar varias fotos tomadas el día de la visita del representante brasileño a Japón. En las fotos vemos imágenes de solemnidades, encuentros entre Geisel e Hirohito y Geisha recibiendo al entonces jefe de Estado brasileño. verificar Haga clic aquí.

Visita de João Baptista Figueiredo (1984)

Entre el 20 de mayo y el 1 de junio de 1984, le tocó a otro jefe de la época militar partir hacia Japón. João Baptista Figueiredo fue el último presidente del régimen militar brasileño, permaneciendo en el cargo entre 1979 y 1985. Durante su visita, como en el caso de Geisel, el emperador del país insular todavía era Hirohito.

En el caso de Figueiredo, realizó un viaje tanto a Japón como a China y, en relación con este en particular, la documentación es sumamente escasa. Solo las fechas y la existencia de un informe de 49 páginas sobre el evento aparecen en Internet e impresos.

Visita de Fernando Collor (1990)

A principios de la década de 1990, le tocó el turno a Fernando Collor de Melo (1990-1992), primer presidente electo por voto popular tras la dictadura, de visitar la tierras japonesas. En la ocasión, Collor participó en la ceremonia de entronización del nuevo emperador Akihito. En el video a continuación, se puede ver a Collor haciendo ejercicio en territorio japonés y luego reuniéndose con las autoridades.

Uno de los temas principales de la reunión estuvo relacionado con la inclusión de cinco países en el Consejo de Seguridad de la ONU, incluidos Brasil y Japón.

Un dato sumamente curioso de la visita del expresidente es que se reunió en algunas ocasiones con Antonio Inoki, un famoso expresidente.combatiente Japonés. Además, Collor era practicante de Karatê, habiendo exhibido sus habilidades de artes marciales en la Asociación Japonesa de Karate.

- las visitas de los presidentes de brasil a japón

Otro punto de conexión entre Collor y Japón fue el hecho de que el presidente animó a la importación de autos, Juegos de vídeo y las computadoras, hecho que aumentó considerablemente la influencia de la cultura japonesa en la industria brasileña, especialmente en relación a la tecnología.

La Super Nintendo (conocida como “Super Famicom, スパーファミコン” en Japón), por ejemplo, que fue lanzada en 1990 en Japón, recién llegó a Brasil en 1993, pocos meses después de que terminara el mandato (impeachment) de la entonces presidente brasileño. . La importación de productos electrónicos creció considerablemente después de este período.

Visita de Fernando Henrique Cardoso (1996)

En marzo de 1996, le tocó a Fernando Henrique Cardoso visitar la tierra donde sale el sol. Un año antes, en 1995, se cumplían cien años desde la firma del tratado de amistad (Tratado de Comercio, Amistad y Navegación) entre ambas naciones. En 1996, es decir, un año antes de la Crisis Asiática (1997), FHC recibió una invitación del gobierno japonés para visitar el país.

- las visitas de los presidentes de brasil a japón
Las visitas de los presidentes de brasil a japón

Durante su estancia de apenas 4 días, FHC estuvo acompañado por un amplio séquito de políticos de ascendencia japonesa y personalidades vinculadas a Japón. Entre estas personalidades presentes en la comitiva estaba el El ex jugador del Kashima Antlers Zico, aclamado por los japoneses como el “Dios del fútbol” (サッカーの神, sakka no kami).

Como resultado de la visita de FHC de ese año, se discutieron acuerdos de financiamiento para varias obras brasileñas, como proyectos para la construcción de parques eólicos, además de mejoras ambientales y saneamiento básico en varias regiones.

Al año siguiente de la visita de FHC a los japoneses (1996), le tocó al entonces emperador Akihito y a la emperatriz Michiko visitar Brasil, en 1997. Ese mismo año (1997) se firmó un acuerdo que resultó en el famoso Protocolo de Kyoto, cuyo objetivo es reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

En el caso de la visita de FHC, en particular, es posible encontrar una extensa documentación, con fotos, reportajes y artículos periodísticos que tratan el tema.

La visita de Lula (2005)

Poco antes de que estallara en los medios el escándalo Mensalão (que fue difundido en los medios en junio de ese año), Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) visitó Japón en mayo de 2005.

Durante este período, Lula visitó dos países asiáticos: Corea del Sur y Japón En la ocasión, se reunió con el entonces primer ministro japonés, cargo que ocupaba entonces Junichiro Koizumi.

Uno de los objetivos del viaje era discutir acuerdos en el campo de combustibles, especialmente el etanol y los biocombustibles en general.

En la comitiva que acompañó al expresidente también se encontraba el primo brasileño del primer ministro japonés, el Sr. Kenji Iryo.

La sucesora de Lula en el gobierno, Dilma Rousseff (2011 - 2016), no cumplió con la tradición de otros presidentes brasileños y terminó sin viajar a Japón, habiendo cancelado su cita en noviembre de 2015, siendo una de las pocas entre los representantes brasileños. , para no viajar al país.

Visita de Temer (2016)

En octubre de 2016, Michel Temer fue otro jefe de gobierno (y de estado) en pisar suelo japonés. En esa ocasión, Temer conversó durante más de media hora con el entonces emperador Akihito. Además de reunirse con Akihito, el expresidente también conversó con el entonces primer ministro Shinzo Abe, con empresarios brasileños residentes en Japón y con el Ministro de Hacienda.

Después de más de 11 años sin la visita de un jefe de Estado brasileño, los japoneses finalmente tuvieron la oportunidad de continuar con el alineamiento diplomático, social y económico que venían teniendo desde hace mucho tiempo con Brasil. Durante la visita de Temer se firmaron convenios de cooperación en obras y proyectos de infraestructura.

La visita de Bolsonaro (2019)

Más recientemente, en 2019, el actual presidente de la República, Jair Bolsonaro, participó en la ceremonia de entronización del emperador naruto, hecho que inauguró la convocatoria Era Reiwa (令和). Durante su visita, Bolsonaro incluso afirmó que “Participar en la ceremonia de entronización es motivo de satisfacción y orgullo. Tenemos mucho respeto y consideración por el pueblo japonés”.

Conclusión y análisis de políticas

Finalmente, es importante recalcar que cada país en particular tiene sus propias formas y sistemas de gobierno. Japón es una monarquía constitucional, en la que el Emperador es una figura predominantemente diplomática, simbólica y hereditaria. Además de la figura del Emperador, el país está comandado políticamente por el primer ministro y un parlamento electo.

El parlamento japonés, en el lenguaje utilizado por otras naciones, suele denominarse “Dieta”, y consta precisamente de dos cámaras legislativas, que son: La Cámara de Representantes (Cámara Baja) y la Cámara de Consejeros (Cámara Alta).

En Brasil, en cambio, tenemos un sistema de gobierno Presidencial, o sea, donde existe la figura del Presidente. El Presidente, a su vez, es considerado tanto Jefe de Estado como Jefe de Gobierno, siendo responsable de tareas en el ámbito diplomático-simbólico y también en los ámbitos gubernamental, político y ejecutivo. En un régimen Presidencial, la figura del Presidente está sujeta a constantes cambios (cada 4 años) y al rígido control de sus acciones por parte del parlamento y la sociedad. En cuanto a la forma de gobierno, tenemos que Brasil consta de una República Federativa.

En este sentido, es evidente que Brasil y Japón tienen contextos políticos diferentes. Tales contextos tan dispares estuvieron influenciados no solo por acontecimientos o diferencias económicas, sino sobre todo por factores históricos, coloniales, territoriales, religiosos y culturales que hacen única a cada nación y su forma de gobernar sus leyes y políticas.

¿Te gustó? Así que comenta, dale me gusta y comparte!

Comparte este artículo:


Deja un comentario